Categorías
Boletines/Comunicados Documentos Español

¿Lucha contra la Trata? ¿Y qué hacemos con las víctimas?

“Nos clausuraron la casa y con la aplicación del código de faltas, te hacen responsable”. Las trabajadoras sexuales autónomas seguimos siendo el punto focal de los procedimientos policiales, de la violencia, marginación y el desamparo total por parte del Estado por ser las «responsables».

 

AMMAR Córdoba recibe a diario denuncias de compañeras sobre malos tratos policiales y de funcionarios provinciales, y el incumplimiento de promesas sobre subsidios, trabajos y “oportunidades” para vivir “dignamente”.

En el año y medio que lleva de aplicación la mal llamada “Ley Provincial de Trata”, el único resultado inmediato ha sido la marginación, discriminación y criminalización de las trabajadoras sexuales, mediante la aplicación del nuevo artículo 46 bis del inconstitucional Código de Faltas, con el cual se busca responsabilizar  a las trabajadoras, por el solo hecho de abrir la puerta de un lugar de trabajo.- Lo que da cuenta de la superficialidad con la que se toma este tema, criminalizando a las mujeres, sin aportarles protección o ayuda y manteniendo amparados  y lejos del foco  judicial a los verdaderos proxenetas y tratantes.-

El pasado viernes 9, a Soledad le allanaron su domicilio particular, en el cual vivía con sus dos pequeños hijos.- La excusa un procedimiento en el marco de la “Ley Provincial de Trata”, ya que en ese edificio, hace 3 meses, se había determinado que se ejercía el trabajo sexual y el departamento mantenía la clausura, Soledad desconocía que tampoco podía ser una vivienda.

Esta vez, los diez uniformados, sólo encontraron una casa de familia, pero aun así los policías arremetieron contra la “peligrosa” compañera, la trataron muy mal verbalmente, la degradaron y humillaron, le recriminaron su adhesión a AMMAR, la obligaron a participar como “testigo” de otros departamentos  del complejo y la llevaron esposada hasta Jefatura de Policía, donde le pintaron los dedos.-

Ante semejante mal trato y abuso de autoridad, le pregunta  a los policías ¿Por qué me tratan así? La respuesta es “son órdenes…  es lo que tenemos que hacer”,  entonces repregunta ¿Qué hago, a dónde voy a ir  con mis hijos?  Y la respuesta que recibe como un cachetazo es “No sé, ese no es nuestro problema”.-

La Autoridad de aplicación, determina, que como Soledad abrió la puerta (en este caso de su casa) es la responsable de un  prostíbulo que solo existía en la imaginación de los uniformados, ellos aclaran: “responsable” del momento por abrir la puerta, no como regenteadora o proxeneta, ya que ahí entraría la ley 12.331,  muy pocas veces aplicada por cierto.

Cuando Soledad se presenta “a firmar los días” por los que es sancionada acompaña por la Secretaria general de Ammar y el Abogado, es atendida por el Sargento  Acotto, que le manifiesta que lo mejor  para ella es firmar como responsable, ya que si  apela al Juzgado de Faltas, los tiempos administrativos, hasta que le saquen la faja de clausura a su hogar, pueden ser “muy prolongados” y que le puede llevar muchos meses.- Le aconsejan concurrir a la Secretaría de Lucha y Prevención contra la Trata de Personas, para que puedan brindarle una solución, ya que Soledad, por la acción policial, ha quedado, sin casa, sin trabajo y con sus hijos en situación de desamparo.-

Al llegar a la Secretaría, nos encontramos con la misma soberbia y desprecio que desde un principio tuvo el operativo.  El personal técnico dependiente  de la Gobernación no sólo no dio solución alguna a esta compañera, sino que  con el argumento de que ella era “responsable”, le manifestaron que ellos no tenían competencia para  asistir estos casos.-

Recurrimos ante el ente burocrático, con otra compañera, que ha vivido una situación similar hace nueve meses, con la diferencia que ella apeló la sanción policial y espera desde entonces que el Juzgado de Faltas se expida, hasta que esto no pase, no puede tramitar el apoyo institucional para conseguir un medio de subsistencia  “más digno” según los criterios de nuestra gobernación.-

Quedando expreso que esta forma que tiene de actuar el poder político, con la ayuda del aparato policial, es un modo de extorsión perverso , que cuenta con el  silencio de ciertos sectores sociales, para invisibilizar, ya que la consigna de estos sectores parece ser , que no importa la forma o la manera  en que se haga, o la forma o la manera en que se tenga que reprimir, el trabajo sexual  y las personas que lo ejercen deben desaparecer del territorio de la Provincia de Córdoba, quedando solo aquellos lugares que puedan ser controlados y ser útiles para continuar con las prácticas corruptas  que desde hace años encubren el accionar de las bandas mafiosas.-

Ver y descargar en PDF

Categorías
Boletines/Comunicados Documentos Español

Ante la penalización del cliente

La invisibilización de AMMAR como representantes del sector de las trabajadoras sexuales y conocedoras de la problemática.

La asociación AMMAR Córdoba, se pronuncia una vez más ante la invisibilización de su lucha y del sector al que pertenece. Las trabajadoras sexuales autónomas, nos vemos afectadas nuevamente por propuestas legislativas como las evaluadas actualmente en el Parlamento que buscan penalizar al cliente, y que no hacen otra cosa que exponernos a una mayor discriminación y clandestinidad, que no hacen otra cosa que favorecer a las redes de mafias de Trata de Personas. La criminalización del trabajo sexual, es en la actualidad la única respuesta que los órganos gubernamentales para luchar contra la explotación y esclavitud. Nuestra Organización lleva 13 años recorriendo las calles, y luchando seriamente contra la trata de personas y en favor de la dignidad del trabajo sexual independiente. En la actualidad contamos con más de mil afiliadas en la ciudad de Córdoba, nuestro trabajo es reconocido por agencias internacionales, pero a pesar de todo ello, el poder gubernamental nacional y provincial; nos sigue ignorando, no nos creen capaces de decidir por nuestro presente, de aportar soluciones y experiencias concretas, nuestra voluntad no vale, no hay respeto por nuestras decisiones, no hay oídos para escuchar nuestras propuestas. Evidentemente estas conductas de nuestros gobernantes en nada aportan a construir una verdadera democracia plural y participativa.-

El trabajo sexual no se encuentra tipificado en el Código penal, por lo cual no es un delito, quedando comprendido en el Art. 19 de la Constitución Nacional de nuestro país. Consideramos que la medida es de carácter prohibicionista, ya que al penalizar la demanda en algún sentido también se está penalizando la oferta. Al buscar y perseguir miles de clientes, el Estado, desvía el eje de la problemática y utiliza recursos económicos que deberían servir para combatir a los verdaderos responsables de este delito tan aberrante, como lo son proxenetas y jefes de estas mafias ¿En los miles de casos de mujeres rescatadas de la trata, cuántos proxenetas y explotadores tiene causas abiertas?.- Sin dudas el amplificar la persecución penal a los clientes, hará más difusa la verdadera pelea que debe darse en contra de un fenómeno complejo y que sin duda no podría darse sin la complicidad del poder político, policial y judicial.

Nos preguntamos ¿Cómo es que se logrará en los procesos judiciales y policiales distinguir o caracterizar el cliente de la trata? Penar al cliente significa mayor abuso policial, con un aumento exponencial de coimas y represión, expulsando a las trabajadoras sexuales a una situación de ilegalidad y violencia, que deben enfrentar en desamparo debido a la inexistencia de un marco de derechos, que ayude a mejorar las condiciones en las cuales desarrollan su labor.

Esta normativa perjudicaría el desarrollo de nuestro trabajo y la conformación de cooperativas de trabajadoras sexuales autónomas, desde muchas orbitas: disminuirá la cantidad de clientes, será de gran dificultad conseguir inmuebles en locación y aumentará su costo. De este modo quedamos sujetas a las mafias de proxenetas que por medio de “arreglos espurios” logran seguir con su negocio. El riesgo de arrojarnos a la marginalidad es que seremos más vulnerables a clientes y practicas peligrosas.

Nuestra actividad hace a nuestras acciones privadas protegidas por el art. 19 de la Constitución Nacional por ende se encuentran exentas de toda sanción penal. Los discursos Neoabolicionistas, poseen una doble moral que señala al trabajo sexual como causa y no como consecuencia. La mayoría de los proyectos presentados, no avanzan en otorgar derechos y condiciones dignas al sector de las trabajadoras sexuales que es parte de esta sociedad.

Como ya hemos mencionado se utilizan recursos del Estado y tiempos parlamentarios, en discutir y reglamentar delitos que se encuentran en la vida ciudadana hace mas de 80 años, y que han sufrido modificaciones recientes (Ejemplo Ley 25087 y la nueva Ley de Lucha contra la trata de personas 26842). Hay que destacar que el proxenetismo y la esclavitud son delitos que se encuentran sancionados hace 100 años, por legislaciones nacionales e internacionalesi. Se quiere arreglar con el código penal un conflicto social de larga data que no termina de encontrar un abordaje eficaz para ser combatido, que ya cuenta con leyes para ser abordado, pero que sin embargo las complicidad policial y judicial en la explotación sexual impiden avanzar.

Sin duda, estos nuevos proyectos, sólo apuntan a “aparentar” una preocupación sobre esta temática pero en definitiva solo logran diluir la poca efectividad de la legislación ya existente, generando más “perseguidos” con el objeto real de encubrir a los verdaderos responsables.-

Ninguno de estos proyectos ayuda a desbaratar el estigma que recae sobre las mujeres que ejercemos el trabajo sexual, seguiremos siendo apartadas, seguiremos siendo miradas como las “cómplices del delito”, las víctimas, las “enfermas”, las de vida fácil. El trabajo sexual autónomo, les da a las mujeres independencia económica de una manera legal, saliendo muchas veces de condiciones de vulnerabilidad e indigencia familiar, ante las que el Estado nada hace, mientras pierde tiempo y recursos persiguiendo a nuestros clientes. La pregunta es entonces ¿Cuáles son las medidas para asegurar un desarrollo y un sostenimiento de la mujer y su círculo familiar?

Descargar documento completo en pdf

 

Categorías
Boletines/Comunicados Documentos Español

Deniegan la Personería Jurídica a AMMAR Córdoba

Deniegan la Personería Jurídica a AMMAR Córdoba, en un acto total de discriminación

Nuestra organización hace más de 10 años viene desarrollando numerosas actividades con seriedad y compromiso, pero por sobre todo con responsabilidad social. Es por ello, que ante la negativa de la Inspección de Personería Jurídicas (IPJ) para otorgarnos la categoría de Asociación Civil, entendemos esta acción como discriminatoria y arbitraria ya que pone en duda y crisis el desarrollo de AMMAR para aportar con el bien común.

Desde hace ya más de un año y medio, AMMAR Córdoba, comenzó a tramitar la Personería Jurídica, accediendo y respondiendo a las modificaciones técnico administrativas que solicitaba la IPJ.  El viernes 15 en el Boletín Oficial, se anuncia la denegación de nuestro estatuto, por no responder a las finalidades del Bien Común, justificando con dos fallos sobre la comunidad homosexual y Transgenero, sin embargo en ambos casos la Corte Suprema de Justicia de la Nación terminó fallando a su favor y otorgando la personería.

Por lo tanto, las trabajadoras sexuales organizadas en AMMAR, hemos decidido presentar el lunes 25 de febrero, un Recurso de Reconsideración, para que se revalúe el fallo determinado por tal Inspección. Las mujeres trabajadoras sexuales, estos últimos años hemos sido objeto de  un gran número de políticas represivas y una gran batalla simbólica sobre la voluntariedad de su trabajo, entonces estas resoluciones como las del IPJ nos parecen que se encuentran teñidas de una decisión política de no sumar al proyecto de AMMAR, el cual entiende comprende :

Una Escuela Primaria para Adultos, un Centro de Cuidados Infantiles, Taller de Costura y Peluquería, acciones tendentes a la prevención de ITS, consultorio médico, asesoramiento legal y psicológico, todos abiertos a la comunidad en general. AMMAR se encuentra en la constante tarea de acceso e inclusión a las personas más desprotegidas de la sociedad.

DERECHOS LABORALES PARA LAS TRABAJADORAS SEXUALES. EL TRABAJO SEXUAL NO ES IGUAL A LA TRATA DE PERSONAS. NO SOMOS ESCLAVAS SEXUALES, SOMOS TRABAJADORAS PRECARIZADAS. POR UNA BÚSQUEDA REAL DE LAS VÍCTIMAS DE TRATA.

Descargar pdf

 

Categorías
Boletines/Comunicados Documentos Español

También es nuestro día

TAMBIÉN ES NUESTRO DÍA*

El 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer, una fecha también especial para las mujeres trabajadoras que peleamos los 365 días del año por la igualdad, por nuestros derechos y pensamos que una pequeña reflexión es necesaria.

Y es necesaria ya que es justamente en estas fechas en donde las trabajadoras sexuales o prostitutas (como les guste), para nosotras mismas trabajadoras, sentimos profundamente la discriminación y la violencia, casualmente no de parte del sexo masculino al que tanto se critica por el patriarcado, la violencia, la imposición, el sometimiento y la opresión históricamente sufrida.

Esta vez viene de las mismas mujeres -ojo, no de la vecina que muchas veces nos abrió la puerta para que no nos lleven presas, o la abuela que bajó desde su departamento con una vela a apoyarnos en el corte de la calle en La Cañada cuando asesinaron a Susana Romero, mujer madre de tres hijos y trabajadora sexual, casualmente un asesinato que sigue impune en esta bendita ciudad de Córdoba-, paradójicamente de las mujeres organizadas, las que pelean, las que se rebelan, las que quieren cambiar la historia, todavía no han podido entendernos, o la mínima, escucharnos y respetarnos.

Es muy triste, porque es una lucha muy fuerte la que llevamos adelante. Somos un sector de mujeres que sufre muchísima violencia, discriminación, las injusticias de la pobreza, asesinatos impunes, la vulneración de todos nuestros derechos, pero nos hacen vulnerables nuestras condiciones de trabajo y la sociedad hipócrita con una doble moral. No nacemos vulnerables.

Sin embargo, sentimos decepción en este camino cuando son las mismas mujeres luchadoras las que nos ignoran y levantan, justo para estos días, consignas que nos involucran sin siquiera consultarnos, a pesar de que nuestro mayor logro en la historia es tener voz propia.

Ya no queremos que hablen más por nosotras, porque querer imponernos una forma de pensar es opresión intelectual, porque ignorar nuestra lucha es violencia, porque querer mezclar el trabajo sexual con la trata de personas es agresivo, ya que son dos cosas muy distintas.

Nosotras estamos en contra de la trata de personas y esto le costó la vida a Sandra Cabrera, secretaria general de nuestra organización en Rosario, asesinada con un tiro en la nuca por denunciar, por hacer cerrar prostíbulos en donde tenían menores y comercializaban droga, crimen que casualmente sigue impune en la bendita ciudad de Rosario.

Por todo esto, en el Día de la Mujer Trabajadora expresamos: Derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, democracia para elegir nuestra identidad y nuestra autodeterminación, democracia para elegir la mejor forma de luchar por mejorar nuestra calidad de vida, la de nuestra familia, la de nuestros hijos/as, porque somos nosotras mismas las que luchamos por nuestros derechos, nuestros derechos también son humanos, no nos hace falta ni intermediarios, ni proxenetas, ni policías, ni cerebros brillantes que quieran decidir y hablar por nosotras.

Nos hace falta el apoyo de todas las mujeres que luchan, para seguir cambiando nuestra realidad y dejar algún día de ir presas en condiciones inhumanas y también para seguir cambiando nuestro futuro.

Una sociedad sin violencia y sin discriminación hacia las mujeres trabajadoras sexuales.

* Por Ma. Eugenia Aravena Gómez, secretaria General de AMMAR-Córdoba

Descargar pdf