Categorías
Comunicados Difusión Noticias

Repudiamos enérgicamente una nueva Trabajadora Sexual asesinada en Santa Fe

Era de Rafaela y hacía un mes que vivía en la capital provincial. Su cuerpo fue hallado por dos niños el sábado a la mañana. Mientras nosotras morimos, se debate si nuestra presencia es segura, si nuestra actividad es trabajo, si somos delincuentes. Exigimos justicia, no más muertes y un ejercicio de nuestros derechos plenos.

Era de Rafaela y hacía un mes que vivía en la capital provincial. Su cuerpo fue hallado por dos niños el sábado a la mañana.  Mientras nosotras morimos, se debate si nuestra presencia es segura, si nuestra actividad es trabajo, si somos delincuentes. Exigimos justicia, no más muertes y un ejercicio de nuestros derechos plenos.

 16bb0008-785e-42f5-b0a6-5a6734770cd0

Gisela Beatriz Bustamante, tenía 29 años y era trabajadora sexual. La encontraron en la antigua estación ferroviaria Mitre, asfixiada y violada el sábado 6 del corriente mes. A unos cincuenta metros de un destacamento de la Policía de Acción Táctica (PAT) en el cruce de la avenida General López y el bulevar Zavalla. Estaba desnuda en cuclillas y con la cabeza para abajo, cubierta de yuyos y tierra.

Somos mujeres, y parece que a nadie le importa. Vivimos con la hipocresía de una sociedad que nos desconoce, nos esconde, no resguarda nuestros derechos básicos y genera un verdadero marco de violencia y discriminación hacia nuestro sector. No existe contención legal para nuestro ejercicio, necesario para posicionarnos en escenarios más seguros y humanos.

AMMAR Córdoba, y todas las trabajadoras sexuales, lloramos una nueva muerte propia de la corrupción. Un nuevo dolor se enciende ante la injusticia de cuerpos más valiosos que otros. Exigimos y estamos fuertes, con la comunidad organizada para que este crimen no quede impune como sucede con la mayoría de los asesinatos de trabajadoras sexuales.

Estamos indignadas con esta realidad que no cambia para nuestro sector.

Demandamos que autoridades y la Justicia se involucren en acciones para prevenir la violencia hacia las trabajadoras sexuales.

Recordamos que en esta misma provincia, hace ya más de 12 años, asesinaron a la Secretaria General de AMMAR Rosario, Sandra Cabrera, por denunciar la complicidad policial con la de mafias de explotación y trata para fines sexuales. A la  fecha, no hay detenidos, no ha habido justicia y nosotras la seguimos llorando y luchando arduamente para generar un verdadero reconocimiento y acceso a los derechos de las trabajadoras sexuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *